lunes, 26 de julio de 2010

Quietos

Nos estancamos. Así es. Nos estancamos. Como el agua. Y nosotros también nos pudrimos. Llega un momento de la vida en el que estamos tan cómodos que es el miedo quién nos dice que cualquier cambio puede ser a peor. Y aunque aparentemente sea una mejoría nos quedamos quietos. El problema es que no sabemos cuando volver a movernos. Por eso nos pudrimos. Estamos cómodos incluso en el caos y hasta pensamos que ese es el mejor sitio para disfrutar. No hay reglas, ética o moral. Se piensa en sobrevivir y eres tú quien crea tus propias normas de supervivencia. No fluyes pero vives. Estás ahí y con eso te conformas. Pero eso no es así. No puedes quedarte quieto viendo cómo te pudres esperando a que alguien abra el grifo y vuelvas a correr en tu armonía. No puedes ni debes hacerlo.

3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. De hecho, me siento un poco así

    ResponderEliminar
  2. Vivir en letargo... ¡cuántas veces he tenido esa sensación!

    Un besito color púrpura

    ResponderEliminar
  3. a veces es verdad estas ahi y con eso te conformas.si tng perfil en esta pagina xro pa k te agas una idea de kien soy www.fotolog.com/verooniikaa_13

    ResponderEliminar