domingo, 1 de agosto de 2010

Prosología


Así bautizo mi escape. Es como llamo lo que hago. Mi terapia. Mis desvaríos. Así es como firmo mi destino bajo un ombligo o pido que me bailen el humo. Así libero mi sonrisa. Es mi diario secreto. Mi manera de limpiar el alma. Mi pulgatorio antes de llegar al cielo que tantas veces he vendido. Nunca igual de alto. Siempre distinto. Así es como puedo relatar la vuelta de un corazón de vacaciones o de la primavera en mis sentidos. Así es como caigo aquí y dibujo amaneceres con palabras, cambio los polos a tu mundo y trazo meridianos a tu ombligo.

3 comentarios:

  1. El final. El final es lo puto mejor del mundo.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo uso para lo mismo, fotolog es mucho más simple, más superficial, buscaba algo más... ¿intimo?.
    Un besito! :)

    ResponderEliminar