viernes, 3 de septiembre de 2010

Marionetas del destino

Me pierdo en tus ausencias y me encuentro con mis miedos. La razón me dice que son reflejos y mi tonta esperanza empieza a reparar 57 espejos. Y mientras tú desapareces, aquí alguien sale a flote para hundirme. O para hundirnos, porque yo nunca nado solo. Y si él te quiere cerca yo le compro una correa. Corta, siempre cerca de mis manos. Cerca, como te quieren ellas a tí. Y para una vez que tengo nada vienes tú a darme algo. Y me obsesiono. Y digo que vas a ser mía. Que voy a enamorarte de la forma que sea. Que todavía no sé cómo pero sí sé que puedo hacerlo. Y que si quieres pruebo mil maneras. Que puedo ser quien tú quieras que sea y mejorarlo. Que no hay títere sin cabeza, que hay cabeza para mover todos los títeres.

9 comentarios:

  1. Ojala se pudiera hacer todo lo imposible para que alguien que no te ama, acabe amándote... pero ¿se puede? ¿o es un deseo inalcanzable? A veces uno se enamora en el primer segundo otros en cambio nunca...

    ResponderEliminar
  2. Hola, genial entrada. Me gusto tu blog y tienes razón, es dificil no ser correspondido.
    saludos,

    ResponderEliminar
  3. Odio encontrarme con mis miedos.
    Me encanta la última frase :)

    Un besito color púrpura

    ResponderEliminar
  4. hola, paso a saludarte y responder tu prengunta, el segundo besaba mejor =)
    espero estes bien y tengas una buena semana
    un beso,

    ResponderEliminar