miércoles, 8 de septiembre de 2010

Polvosía

Follamos y se borra lo ya extinto. Tú cabalgas mi cintura y yo me doy a mis instintos. Me derrito entre tus piernas y me fundo con tu boca. Te oigo disfrutar, volverte loca. Y mientras mis manos se diluyen, mi cabeza ya no influye. Cambiamos de postura y subo por tu cuello. Me detengo en tus oidos, me paro a oler el cielo. La luna nos envidia y el sol amenaza con volver. Yo pierdo a tus fantasmas, te hablo de olvidos y te hago creer. Nos tiramos de una cama y quedamos en volver. Te despido con un beso, jamás me volverás a ver.

2 comentarios:

  1. menuda lujúria más.. triste. no sé, mucha pasión y luego adiós. quizá es por qué no me gusta la idea, quizá.

    ResponderEliminar
  2. a mi me gustan las mañanas .y no los besos de despedidas post-lujuria!

    ResponderEliminar