martes, 28 de junio de 2011

De suponer

Supongo que he tardado en encontrar a otra el mismo tiempo que en darme cuenta de que tú no puedes darme lo que quiero. Asimilarlo, porque saberlo lo sabía desde un principio. Tú te encargaste de dejarlo claro. Pero la esperanza me la jugó. Así que supongo que tu recuerdo sólo debe encontrar su sitio aquí dentro. Donde todo vuelve a estar oscuro y no se empapan corazones. Supongo que un día te pensaré y no acabaré casi depresivo. O eso espero. Porque la verdad es que todavía no me acostumbro a esto. Ni conozco droga que lo aguante. Ni persona que me soporte. Supongo que es que sigo pensándote demasiado. Que es que todavía no me decidí a olvidarte. O por lo menos pensar en otra cosa. Que me duele hacerlo. Y en vez de morderme la cola, ladro a todo el mundo. Porque algo en el fondo de mí no sabe si soportaré otra vez ese vacío. Y de sobras que llenarlo me costará mucho más que nunca antes. Y es este después el que me lo impide. Y todas estas preguntas quienes me retrasan. Porque conseguí leer tus ojos y no encajaban con las palabras de tu boca. Y ahora no sé si me faltas. O si me sobra lo que queda. Pero supongo que tú sigues igual de bonita. Y yo me muero por decírselo a tu boca. Y que me conteste con un beso. Supongo que todavía no he vuelto a acostumbrarme al sinsabor. Pero es que tú tampoco lo pones fácil. Yo diría que me lo haces imposible. Y claro, yo sigo como un perro sin su amo. Porque supongo que por querer quererte no me he querido a mí. Y bueno, que me he rendido, que ya sé que no serás mía. Y supongo que por eso te quiero fuera.

2 comentarios:

  1. Porque supongo que por querer quererte no me he querido a mí.
    Gran frase y gran error... Será que los grandes errores se merecen grandes frases!

    ResponderEliminar
  2. Muy buen documento, muy real!

    ResponderEliminar