viernes, 2 de septiembre de 2011

Fuera

No hay nadie con quien pueda hablar de ti. Millones de personas que no me sirven para nada en este momento. Ni siquiera puedo hablar conmigo mismo, porque no sé lo que siento. Porque me pongo a pensar y me quedo a medias, porque no entiendo qué viaja de lado a lado en mi cabeza cada madrugada cuando no consigo conciliar el sueño. Y duele. Duele sentirse víctima de algo que ni siquiera controlas. Porque no puedes, porque no quieres, porque no sabes cómo hacer para acabar con algo que te taladra la piel día sí día también. Es como si tuviera los ojos vendados. Y camino, no sé si hacia atrás o hacia delante. Pero camino y me canso de no encontrar nada que aún no hubiesen inventado. Algo que me alivie el sinsentido. Que prefiero sentir para mal, que no saber para qué siento. Que si tiene que doler, que duela. Pero por favor, que empiece ya. No aguanto ni un día más con esto dentro. Y necesito sacarlo de alguna manera, o por lo menos saber qué es. Qué pinta tiene, a qué sabe y si va a dolerme mucho. O, si, por el contrario, me sacará una sonrisa en el próximo minuto. No quiero llegar tarde, no a mi vida. Así que, por favor, sea lo que sea lo que esté dentro de mí, que salga ahora.

5 comentarios:

  1. Como de costumbre, has conseguido que me estremezca ^^

    ResponderEliminar
  2. Que si tiene que doler que duela...buff...creo que me ha arañado el corazón

    ResponderEliminar
  3. te entiendo perfectamente!
    aunque preferiria que no tuviese que doler...que ya ha dolido suficiente!

    ResponderEliminar