viernes, 23 de septiembre de 2011

Terremotos y desahucios

¿Follar? ¿Que si lo que tengo son ganas de follármela? Claro que tengo ganas de follármela. Pero yo no diría que todo es así. Y si ella todavía se acuerda tampoco. Yo te hablo de hacerle el amor. De abrazarla y respirar al mismo ritmo; de besar cada parte de su cuerpo y temblar los dos en cada movimiento. Temblar... ¿Alguna vez has hecho a alguien temblar? Te aseguro que es fantástico. Te hace sentir único en el mundo. Y creeme que cuando besas con tanto amor se te olvidan los demás. Yo me desvivía; podía pasar horas en las que lo único que quería era verla volar. Y claro que volaba. Yo nunca había deseado algo más que eso y se notaba. Me flipaba. Porque te aseguro que nunca había visto a nadie tan bonita. Y eso que he repetido esa palabra veces. Pero es que ella era increíble. Y cuando empecé a creérmelo llegaron los problemas...

2 comentarios:

  1. Entro sigilosamente a leerte y siempre, siempre salgo con una enorme sonrisa en los labios.

    ResponderEliminar
  2. Si no llegasen los problemas la vida sería aburrida.
    Incluso hacer el amor con alguien de esa forma terminaría aburriendo.
    Espero leerte pronto, ya tienes otra seguidora :)

    ResponderEliminar