lunes, 22 de febrero de 2016

Tsunamis

+ Yo soy una experta en leer los ojos.

- ¿Ah si? ¿Y qué te dicen los míos?

+ Me han dicho ya muchas cosas (reímos) pero sé que en el fondo sólo callan tristeza. Al menos se te vé con éxito (y sonríe arqueando la cabeza)

- Bueno, lo saboreé una época. Pero lo gasté tanto y de forma tan egoista que lo convertí en fracaso. ¿A que nunca habías estado tan cerca del fracaso?

+ Bueno, había conocido pesimistas, pero ninguno que levantara ruinas en sus propios ojos.

- Yo las llamaría tsunamis. Pero no como lo que ya te han prometido tantas veces en la cama, ni lo consideres una forma poética de pedirte un revolcón. Los llamo tsunamis porque me recuerdan lo que ocurrió en Japón y traumatizó a medio país.

Entonces se para, se planta pensativa y, con una pequeña mueca, me responde:
+ También ví lo rápido que lo reconstruían. ¿Caes ahora en algún país donde haya mejores rascacielos?

- En Dubai, pero yo no caso con ninguna de esas culturas.

1 comentario: