lunes, 14 de marzo de 2016

Mi caja de Pandora

Mi caja de Pandora tiene alcoholismo escrito con mayúscula en la tapa. Condenas de soledad amontonadas en carpetas cerradas con broche rojo sangre. Una cerradura con forma de corazón y una llave afilada acabada en punta. En mi caja de Pandora, todas las batallas son perdidas y las equivocaciones pesan cada una como un año. Dentro siempre huele a carne podrida por un cáncer y olvido bañado en whiskey. En mi caja de Pandora nunca hay noches y las mañanas que guarda son de lluvia. La música es de gestos y el ritmo va a miradas. En mi caja de Pandora, los éxitos siempre acaban en el apartado decepción, se amontonan durante décadas y alguna canción los recuerda en cada esquina. En mi caja de Pandora, cuando bailas el tiempo retrocede y si paras, te descoloca como en el efecto mariposa. En mi caja de Pandora nunca hay primaveras y los veranos que guarda estuve encerrado. En mi caja de Pandora, guardo cada miedo que he vivido, y anoche descubrí que ninguno es tan fuerte como un olvido.

5 comentarios: