miércoles, 13 de abril de 2016

Mes V y medio después de ella

Querido público,

Ya sé que no me voy a pasar toda la vida enamorado de ella. Y que no va a ser la mejor que he conocido cuando me muera. Que eso sólo lo estaba condicionando yo cerrándome al resto. Siendo sincero creo que me estaba acostumbrando a poco. Y supongo que eso es la supervivencia. Nuestra capacidad de adaptación a algo. Para bien o para mal. Por eso con el tiempo y el olvido será una persona especial más en los recovecos de este corazón que hoy hace aguas por todos lados. Pero no la más. La usaré como excusa para que esto no me pase de nuevo y cuando menos me lo espere aparecerá otra puta loca como ella a seguirme el rollo. Y yo como siempre me obsesionaré y fallaré en otra cosa.

El huracán ya ha pasado. Y no ha dejado ninguna víctima mortal. Parece que me había entrenado. Por un momento los servicios de emergencias colapsaron el cerebro y cada vía principal de aire. Pero el mundo se unió y los planetas vecinos nos ayudaron a recuperarnos. Nos levantamos, y ya estoy de pie y menos cansado. Así que pienso levantar maravillas sobre esta ruina y dejar de repetir lo mismo en cada texto.

Y nada, que sepáis que he vuelto, que no sé sobre qué voy a escribir, pero pienso currármelo y que dejéis de leer siempre esto.

GraciaS

2 comentarios:

  1. Una pena que se acabe verte roto

    ResponderEliminar
  2. La pena no es que se acabe verle roto.....

    Mi pena es que hasta que te enamores no vas a volver

    ResponderEliminar