jueves, 30 de diciembre de 2010

Animales

Los tipos como él no reconocerían al amor de su vida ni aunque lo tuvieran delante. Tienen tanto miedo a luchar que hacen lo inimaginable para pensar que no es así. Que nunca les unirá algo más que las manos que comparten a menudo y esa chaqueta con su incesante olor a sueños rotos. Habitaciones de hotel, cenas baratas y sonrisas a media voz. Aunque después del desayuno probablemente nunca vuelvan a cruzarse y cada uno seguirá su vida como antes. Y sin embargo, también saben que eso es lo que lo hace aún más mágico. Regalándose pasión, besos y algún que otro piropo ya usado es como simplifican todo a la esencia de la necesidad humana, a convertirlos en lo que verdaderamente somos.

lunes, 20 de diciembre de 2010

Y los ojos del color de 27 mares

Y mientras yo me cuelgo de tu ombligo tú te sueltas de mi mano. Coges una pala y desentierras cada una de las cosas que yo ya creía olvidadas. De puntillas por tu espalda las esquivo y parpadeo entre tus brillos. Me miras, sonrío y no me fío de este frío que me hiela si tu destino no es el mío. Vacias mi vacío y enloqueces con mis desvaríos. Me escurro entre tu límite y mirada, salto, aterrizo y te repito que estoy vivo. Que voy a todo o nada. Y desconfío de mi estilo. De tu miedo a comprender la palabra mío. Porque nadie es de nadie pero para tí seré ese tío que por serlo acabará llorando un río.


sábado, 18 de diciembre de 2010

Ne me quitte pas

¿Y si tú te vas a quién voy yo a ver? ¿A quién voy a querer defender? Porque no es justo que a tí te toque perder y prometo que aquí estoy yo para hacerte creer. Me como por dentro y fuerzo la sonrisa. Y río contigo para espantarte el miedo. Y me derrumbo solo aquí, donde puedo abrazar el suelo. Y le pido a él que no me dejes. Que no nos dejes. Que no hay consuelo. Porque yo tampoco quiero ver cómo se te cae el pelo. Ni cómo pierdes fuerzas en mi anhelo. Yo te presto todas las mías si me prometes que no voy a necesitar publicar otro deseo. Que me las vas a devolver y voy a dejar este rapado del que me hice reo..

miércoles, 15 de diciembre de 2010

De colgar(me)

Y me quedé colgado de una cintura que no era mía. Colgado de unas manos que pensaba podía conquistar. De esas caderas que parecían latir al mismo ritmo. De esa ironía que enloquecía al más cuerdo y a mí loco hipnotizaba. Esa forma de mostrar lo especial en lo más simple, de conocer lo complicadamente sencillo. De sacarme la cara más boba y querer mostrársela. Sus maneras de alejarme para que me acercase y sólo echarme. Y lo grito a 4 vientos. Y ahora voy a donde huela a ella. Allí donde no pesan decepciones y la lluvia borra mis huellas.

viernes, 3 de diciembre de 2010

De saltar

Acércate cuando esté sobrio. Pide pide pide y no pares de pedir. Sé de esas chicas que no sé si querrán volver a verme al despedirse. Anochece en mi cama. Dame la espalda para dormir. Vuélvete para ver si estoy despierto. Acurrúcate en mis olvidos. Tira de la manta y tapa mis heridas. Desnuda mis misterios. Amanece en mi cabeza. Desayúnate mis miedos. Úsame como perfume, del barato, y derróchame. Escápate por la ventana y vuelve para comer. No me traigas nada. Ven con alguien y échale delante mía. Merienda mis mentiras. Sácame a paseo y suelta la correa. Espérame ya en casa. Cierra la puerta antes que llegue. Hazte la dormida y ríñeme por no traer al menos flores. No me dejes que te mime. Perdóname antes de despertarte. Sonríele al sol conmigo. Déjame irme y espérame en la puerta. Nunca uses punto y final.

lunes, 29 de noviembre de 2010

De gustar

Me gusta que me sorprendan. En todos los sentidos. También que sepan vivir y ser independientes. Las locuras. Los detalles insignificantes que te roban una sonrisa. Las sonrisas que me roban detalles insignificantes. Los misterios. La timidez fingida. Los besos apasionados, las manos inquietas. Los orgullos impenetrables. Las tripas bonitas. Me gusta que me reten. Me contradigan y no me dejen salirme con la mía. Que me enseñen a apreciar cosas que yo no habría visto solo. Ni tampoco sentido. La sinceridad y lealtad a los seres queridos. El respeto. La osadía. El descaro, la picardía. Las mañanas de sol en invierno que te tiran de la cama para disfrutarlas junto a alguien. Me gustan las miradas atrevidas y los ojos con color. Las tardes de paseo y las cenas en cualquier sitio. Por gustar, me gusta que una persona sea ella misma. Y me guste como es.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Somos

Alcohólicos, ludópatas, mujeriegos y vividores. Tentadores de la suerte que sólo necesitan techo cuando llueve. Fumadores de problemas que se creen oportunistas. Fracasados a los ojos de infelices que envidian el carisma. Altruistas, mentirosos, drogadictos y tunantes. Actores principales de sueños improvisados. Vendedores de humo real con dialecto inventado. Poetas de lo insano. Pesados, tozudos, vagos y maleantes. Amigos ilegales pero hermanos de corazón. Magos del dinero y prestamistas de pasión. Perdedores de recuerdos de antes de que salga el sol. Personajes de utopía. Siempre seremos únicos, y vivir es nuestra misión.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

De trovadores de contenedor

Es como si le hubiesen hecho el timo del concurso. Llegaron aquí, le explicaron todos los premios entre los que no tendría ni que elegir y le hicieron pagar una pequeña suma haciéndole creer que serían siempre reales. Ningún inconveniente. Ningún cabo sin atar. Incluso pensó que serían el regalo de su vida.

Nunca le explicaron que esa insignificante parte de él quedaría ahí. Que estaba regalando recuerdos, momentos y trozos de su tiempo. Épocas que no volverían y silencios que le acabarían torturando. Miradas desvanecidas que aparecerían tras la peor esquina.

Incluso llegó a pensar que la gente echa de menos un instante. No una persona, sino lo que esa persona vuelca en él. Y que repetirlos no era posible más que en mayor intensidad.

lunes, 20 de septiembre de 2010

De poetas de bragueta y revolcón

Una vez roto el dique, se produjo la riada. Y el amor llegaba tarde a este poeta. Se había vendido al sexo, a la pasión. A las pocas calorías de un beso. Ya lo había vivido con palabras y ahora no quería sufrirlo a actos. Se había acostumbrado a ser deseado. No amado. Y a él ya no le dejaban sin habla ni le robaban la mirada. Ya no se mordía la lengua sino dejaba que se la arrancaran. Los mismos piropos para alguien distinta cada semana. Y ni bebía ni escribía. Vivía. Y moría en su cama las mañanas. Fumaba por las tardes y pensaba hasta la noche. El buscador menos buscado. El corazón más regalado. Ni musas ni paisajes de museo. Sólo recuerdos de mujeres convertidas en trofeo.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Polvosía

Follamos y se borra lo ya extinto. Tú cabalgas mi cintura y yo me doy a mis instintos. Me derrito entre tus piernas y me fundo con tu boca. Te oigo disfrutar, volverte loca. Y mientras mis manos se diluyen, mi cabeza ya no influye. Cambiamos de postura y subo por tu cuello. Me detengo en tus oidos, me paro a oler el cielo. La luna nos envidia y el sol amenaza con volver. Yo pierdo a tus fantasmas, te hablo de olvidos y te hago creer. Nos tiramos de una cama y quedamos en volver. Te despido con un beso, jamás me volverás a ver.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Marionetas del destino

Me pierdo en tus ausencias y me encuentro con mis miedos. La razón me dice que son reflejos y mi tonta esperanza empieza a reparar 57 espejos. Y mientras tú desapareces, aquí alguien sale a flote para hundirme. O para hundirnos, porque yo nunca nado solo. Y si él te quiere cerca yo le compro una correa. Corta, siempre cerca de mis manos. Cerca, como te quieren ellas a tí. Y para una vez que tengo nada vienes tú a darme algo. Y me obsesiono. Y digo que vas a ser mía. Que voy a enamorarte de la forma que sea. Que todavía no sé cómo pero sí sé que puedo hacerlo. Y que si quieres pruebo mil maneras. Que puedo ser quien tú quieras que sea y mejorarlo. Que no hay títere sin cabeza, que hay cabeza para mover todos los títeres.

domingo, 29 de agosto de 2010

Mensaje en una botella

Querida Nadie,

Te escribo, para que cuando leas esto, me saques de esta rutina que me asfixia. Cuando aparezcas, quiero que quemes por completo mis ruinas. Que eches a quien te moleste de aquí y te regales a la locura de una noche conmigo. Que me obsesiones. Que vuelvas a hacerme bailar con las palabras y también contigo. Quiero noches demasiado cortas, amaneceres improvisados, y desayunos en tu cocina. Por querer, quiero que nunca me hables de destinos ni futuros inciertos. Que tampoco me pidas un te quiero. Que todos los días sean domingo en nuestra cama. Quiero saltar contigo de un puente y que sonrías de mi mano. Que si de pedir se trata, lo hagas todo así, de mi mano, y que yo no te lo diga. Que siempre inventes una excusa para que me toque el corazón cuando te vea. Que me mates a medias, pero lo vivamos por completo.

martes, 17 de agosto de 2010

Was a dreamer

Yo soñaba con enamorar al aire. Con tocarme el corazón en cada esquina que soplase. Soñaba con castillos sobre él y mujeres en lo alto. Espaldas infinitas y pierçings de los que colgarme. Soñaba y deliraba con sonrisas de toda una tarde. Con las caricias de la noche y el buenos días del desayuno. Yo, soñaba con silencios demasiado cómodos, palabras sobrevaloradas y hechos nunca previsibles. Soñaba y jugaba con reinas de trebol, reyes de copas y ases de corazones. Barajas llenas de piropos que mezclaría con cualquier oreja lo suficientemente cerca para escucharla acelerando. Soñaba despierto con no ser cazador y ser cazado. Que me arrancasen la piel y me pusieran la correa más corta, pero las serpientes no se sacan a paseo.

jueves, 12 de agosto de 2010

De poder

Puedo subirte al cielo y que volvamos a casa para cenar. Puedo pedirte a tí de postre luego. Puedo tumbarte y dibujarte en braile. Pedir asilo político entre tus piernas y poner tu corazón en guerra. Puedo colarme en tus oidos y hacerle eco a mis latidos. Coserte alas y bordarlas a mi nombre. Puedo robarte un sueño y hacerlo casual. Arrancarte los miedos y lanzarlos al futuro más lejano que imagines. Pegarme a tus pupilas y enseñarte estrellas nuevas. Puedo suspirarle a tu cordura y retarte a volverme loco a mí. Tirar tu orgullo al suelo para hacértelo encima. Y puedo sudar recuerdos mientras hago papiroflexia con tu ombligo.

domingo, 1 de agosto de 2010

Prosología


Así bautizo mi escape. Es como llamo lo que hago. Mi terapia. Mis desvaríos. Así es como firmo mi destino bajo un ombligo o pido que me bailen el humo. Así libero mi sonrisa. Es mi diario secreto. Mi manera de limpiar el alma. Mi pulgatorio antes de llegar al cielo que tantas veces he vendido. Nunca igual de alto. Siempre distinto. Así es como puedo relatar la vuelta de un corazón de vacaciones o de la primavera en mis sentidos. Así es como caigo aquí y dibujo amaneceres con palabras, cambio los polos a tu mundo y trazo meridianos a tu ombligo.

lunes, 26 de julio de 2010

Quietos

Nos estancamos. Así es. Nos estancamos. Como el agua. Y nosotros también nos pudrimos. Llega un momento de la vida en el que estamos tan cómodos que es el miedo quién nos dice que cualquier cambio puede ser a peor. Y aunque aparentemente sea una mejoría nos quedamos quietos. El problema es que no sabemos cuando volver a movernos. Por eso nos pudrimos. Estamos cómodos incluso en el caos y hasta pensamos que ese es el mejor sitio para disfrutar. No hay reglas, ética o moral. Se piensa en sobrevivir y eres tú quien crea tus propias normas de supervivencia. No fluyes pero vives. Estás ahí y con eso te conformas. Pero eso no es así. No puedes quedarte quieto viendo cómo te pudres esperando a que alguien abra el grifo y vuelvas a correr en tu armonía. No puedes ni debes hacerlo.

lunes, 12 de julio de 2010

Desaparece

Entonces, de un día para otro, se acaba. Desaparece. Miras en un sitio, otro, detrás. Pero no queda nada. Sólo huellas. Y pisoteadas. Avanzas hacia atrás y ni siquiera te fijas en las preguntas que aún no tienen respuesta. Están ahí. Claro que están, pero tienes que pararte para verlas. Y esta vez parece que son ellas las que huyen. Se esconden ante una verdad que has hecho tuya. Y vuelves otra vez al ahora. Y no te duele aunque no hay nada. ¿Porque dónde está todo? Las promesas se han esfumado de la misma forma que nacieron. Joder, pero si el nudo era realmente bueno. ¿Quién habrá soltado la cuerda? ¿Eres libre de verdad? No. Esto no puede ser. Arrastraba demasiadas cosas para partirse y tú sólo sabías desnudarla a ella. ¿Quién te ha liberado así? Además, tú decías siempre. Aunque claro, siempre es demasiado tiempo y nunca te equivocas con los suficientes. Hoy hasta la palabra ha perdido su credibilidad. ¡Ay! Corazón... Si yo te contara. Y tú te tocas para ver si él se ha parado pero sólo está tranquilo. De vacaciones. Eso es, de vacaciones. Y ya no duele a ratos.