lunes, 21 de noviembre de 2011

Despedidas y tropiezos

Cuando las palabras se marcharon me quedé todavía más solo. Últimamente ni siquiera compartíamos la pasión por la bebida. Ellas decidieron irse y yo que era lo mejor que podían hacer. No tenía fuerzas para acariciarlas. Estuvimos tanto tiempo juntos que todavía revolotean por mi cabeza algunas de las que toqué. Me juré que no tacharía ningún calendario más por ellas. Y ya apenas pasaban a recordarme lo que habíamos sido. Junto a ellas, también se fue ese miedo por no saber si podía volver a hacerlo. Regalarme a alguien envuelto en ellas y guardar los pedazos por si mañana no podía reinventarme.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Terremotos y desahucios

¿Follar? ¿Que si lo que tengo son ganas de follármela? Claro que tengo ganas de follármela. Pero yo no diría que todo es así. Y si ella todavía se acuerda tampoco. Yo te hablo de hacerle el amor. De abrazarla y respirar al mismo ritmo; de besar cada parte de su cuerpo y temblar los dos en cada movimiento. Temblar... ¿Alguna vez has hecho a alguien temblar? Te aseguro que es fantástico. Te hace sentir único en el mundo. Y creeme que cuando besas con tanto amor se te olvidan los demás. Yo me desvivía; podía pasar horas en las que lo único que quería era verla volar. Y claro que volaba. Yo nunca había deseado algo más que eso y se notaba. Me flipaba. Porque te aseguro que nunca había visto a nadie tan bonita. Y eso que he repetido esa palabra veces. Pero es que ella era increíble. Y cuando empecé a creérmelo llegaron los problemas...

viernes, 2 de septiembre de 2011

Fuera

No hay nadie con quien pueda hablar de ti. Millones de personas que no me sirven para nada en este momento. Ni siquiera puedo hablar conmigo mismo, porque no sé lo que siento. Porque me pongo a pensar y me quedo a medias, porque no entiendo qué viaja de lado a lado en mi cabeza cada madrugada cuando no consigo conciliar el sueño. Y duele. Duele sentirse víctima de algo que ni siquiera controlas. Porque no puedes, porque no quieres, porque no sabes cómo hacer para acabar con algo que te taladra la piel día sí día también. Es como si tuviera los ojos vendados. Y camino, no sé si hacia atrás o hacia delante. Pero camino y me canso de no encontrar nada que aún no hubiesen inventado. Algo que me alivie el sinsentido. Que prefiero sentir para mal, que no saber para qué siento. Que si tiene que doler, que duela. Pero por favor, que empiece ya. No aguanto ni un día más con esto dentro. Y necesito sacarlo de alguna manera, o por lo menos saber qué es. Qué pinta tiene, a qué sabe y si va a dolerme mucho. O, si, por el contrario, me sacará una sonrisa en el próximo minuto. No quiero llegar tarde, no a mi vida. Así que, por favor, sea lo que sea lo que esté dentro de mí, que salga ahora.

miércoles, 10 de agosto de 2011

O eso creo

Yo no te escribo para acostarme contigo, yo me acuesto contigo para escribirte

jueves, 28 de julio de 2011

Puta vida perra

Puta esta vida perra para soñar, para volar, reir y descansar. Puta esta vida perra que siempre hay que asumir. Puta vida perra que nos ata y no deja ser feliz. Puta vida perra que me aleja de los que más cerca están de mí. Puta vida perra que me asfixia y no me deja sonreir. Puta esta vida perra que no nos deja elegir lo que sentir. Puta vida perra que te enseña a no apoyarte en nadie para seguir. Puta vida perra esta, que hoy por hoy me toca vivir.

viernes, 22 de julio de 2011

Chances & changes

No debo olvidar que tú no me convienes. Que contigo nunca habrá avance. Es la única idea que debe seguir firme. Que haga lo que haga contigo no seré feliz. Y que ya no podré serlo ni siquiera a ratos. Que tengo que ponerme a buscar. A buscar más. Como tú estarás haciendo (Si no le habías encontrado ya). Y que esto no es tan malo. Que mientras estés tú ahí no podrá entrar otra. Y sé que si lo hace saldrás a patadas. Hasta de mi vida. Aunque eso lo vas haciendo ya. Y bueno.. Eso es lo que quiero ¿No? De eso estabamos hablando. De motivarme a no pensarte. Y mucho menos intentar mirarte. Pero me cuesta tanto asumir el no entenderte.. O no saberlo todo. Y mira que no quería ni planteármelo. Me estaba forjando unos motivos y cuando ya casi me apretaban vuelves tú a la nada. Y vuelves a ser todo. Yo reniego y me pierdo entre otras faldas. Asomo la cabeza y le sonrío a tus miradas. Pero siempre ojazos y fracasos. Parece que no sé vivir para otra cosa. Hasta que digo que me canso y os mando a ti y todas a la mierda. Pero que nadie se preocupe. Mañana no me acordaré y vendré llorando entre tus piernas.

martes, 28 de junio de 2011

De suponer

Supongo que he tardado en encontrar a otra el mismo tiempo que en darme cuenta de que tú no puedes darme lo que quiero. Asimilarlo, porque saberlo lo sabía desde un principio. Tú te encargaste de dejarlo claro. Pero la esperanza me la jugó. Así que supongo que tu recuerdo sólo debe encontrar su sitio aquí dentro. Donde todo vuelve a estar oscuro y no se empapan corazones. Supongo que un día te pensaré y no acabaré casi depresivo. O eso espero. Porque la verdad es que todavía no me acostumbro a esto. Ni conozco droga que lo aguante. Ni persona que me soporte. Supongo que es que sigo pensándote demasiado. Que es que todavía no me decidí a olvidarte. O por lo menos pensar en otra cosa. Que me duele hacerlo. Y en vez de morderme la cola, ladro a todo el mundo. Porque algo en el fondo de mí no sabe si soportaré otra vez ese vacío. Y de sobras que llenarlo me costará mucho más que nunca antes. Y es este después el que me lo impide. Y todas estas preguntas quienes me retrasan. Porque conseguí leer tus ojos y no encajaban con las palabras de tu boca. Y ahora no sé si me faltas. O si me sobra lo que queda. Pero supongo que tú sigues igual de bonita. Y yo me muero por decírselo a tu boca. Y que me conteste con un beso. Supongo que todavía no he vuelto a acostumbrarme al sinsabor. Pero es que tú tampoco lo pones fácil. Yo diría que me lo haces imposible. Y claro, yo sigo como un perro sin su amo. Porque supongo que por querer quererte no me he querido a mí. Y bueno, que me he rendido, que ya sé que no serás mía. Y supongo que por eso te quiero fuera.

martes, 24 de mayo de 2011

De co-razones

Puedo hablaros de lo finos que tiene los dedos. O que me da el mejor sexo del mundo. Puedo decir que ha erizado pelos que no sabía que existían y que su boca no sabe igual que las demás. Que siempre me saluda sonriendo y que nunca adelantamos un semáforo nuestro primer beso. Que no sé a donde mirar cuando busca mi mano mientras conduce. Que sin mirarla, la veo si la pienso. Y que si la miro, a veces me tiembla el cuerpo. Que si lloramos, la abrazo tan fuerte que escurro cada lágrima. Y que cuando salgo, llevo suficiente bateria en el móvil por si quiere que la acompañe a casa. Que nunca había agarrado el teléfono mientras bailaba por si temblaba y detrás estaba su voz. Que ya no sé volver si no es a su vera. Que yo sí veo las chispas cuando me roza su nariz. Y cómo su cuerpo eclipsa a la luna cuando se desnuda. Podría deciros que sé en qué costilla debo incar el dedo para que me maten sus cosquillas. Pero también en qué parte de su oreja debo posar los labios para que suspire, y la zona de su sexo que la vuelve loca. Que con ella, el cielo cambia de nombre cada día. Y no hay estrella que brille más entre mis brazos. O premio más hermoso que su risa. Ni tesoro más preciado que sus piernas. Ni sentimiento más efímero que sentir que no soy suyo. Por hablar, podemos hablar de cómo pienso en volverla loca. Pero no de cuanto lo hago. Aunque pueda confesar que en ocasiones parece que me asfixio entre maneras de hacerla mía, y de hacer que a diario quiera serlo.

(Inspirado en co-razones, de Tayler Durden)

jueves, 5 de mayo de 2011

En la cuerda floja

Querida Gata de ojos azules,

Ya no sé si sigo detrás tuya como antes. Supongo que, que me cueste cada vez más recordar tu voz también está borrando tu cara. Me está desmotivando todo esto. Tus ojos no, aún sin verlos sé que son preciosos. Pero me refiero a que hoy no sé si podré esperarte. Porque claro que estoy disponible, pero ya no quiero que sólo para ti. Y no sé si voy tarde para eso. Para empezar a buscar también en otras. Pero entiende que no hablo de sexo. Eso puedo encontrarlo en cualquiera. Supongo que es el resto. De cualquier modo, soy demasiado inestable para seguir así. Compréndelo. Y ya no me atrevo a bautizar suspiros con tu nombre. Yo no sé cómo llamar los tuyos y que lleven el suyo me destrozaría. Por eso huyo. Porque el viento arrastra su nombre. Y yo sé de sobra que la vida no es justa, pero esta vez no pienso asimilarlo. Ni quedarme a que me parta(s).

miércoles, 4 de mayo de 2011

De querer

Querida Gata,

Quería decirte que me han faltado demasiadas cosas contigo. Desde enseñarte todo lo escrito a escribirte nada leído antes. Quería pasear contigo de la mano sin que mirases alrededor por si conocías a alguien. Que sólo me vieses a mí. Quería que me apretaras fuerte cuando tuvieses miedo. Que necesitases besarme cada día y sentirme cada noche. Que si no podías, enloquecieras. Quería más razones para no olvidarte. Para seguir siendo un perro fiel descolocado. Quería y luchaba por ganarte como nadie. Por ser tu todo. Quería que me abrazaras después de hacerlo, que repitiéramos y no saliésemos de ese bucle. Que si lo hiciéramos, fuese para cambiar de sitio. Quería que hasta Portugal se te hiciera pequeño para conocerlo conmigo. Que ya no necesitases conocer a nadie más. Quería y peleaba conmigo porque así fuera. Y ahora no sé por quién pelear ni cuánto tardaré en volver a hacerlo.

miércoles, 6 de abril de 2011

Nosotros

Primera persona del plural. Tú, yo, nosotros. Su conjunto. Lo nuestro. Nosotros y todo lo demás. El resto. Nosotros nos adoramos. Principio y partícipe del verbo amar. Tú me amarás. A mí me asusta plantear que ya lo hago. Nosotros nos amaremos. Futuro incierto de la primera persona del plural. Nosotros otra vez. En otro sitio. Donde queramos. Adverbio de lugar. En nuestro sitio. Yo ya soy tuyo. Tú vas a ser mía. Pronombres posesivos en otro futuro cada día más cierto.  Nosotros seremos el uno del otro. Nosotros. Tú y yo. Juntos. Otro adverbio de lugar para decir lo mismo. Tú. Segunda persona que me toca el corazón. Yo. El primero que te hará subir más allá del cielo. Nosotros. Yo. Tú. Tuyo. Mía. Lo nuestro...

lunes, 14 de marzo de 2011

About me III

Vivo en constante búsqueda y por eso he perdido muchas oportunidades de conformarme. Soberbio ante contradicciones. Solo gano cuando no tengo nada que perder. Si quiero puedo, así que consigo lo que quiero. Si tu me das yo te doy, pero no me pidas nada antes. Creo que estoy loco, pero suelo ser feliz. Si voy solo ando rápido. Pero llego tarde a todo. Con lo que ese concepto abarca. Y es lo único de retrasado que tengo. No soy capaz de levantar la mano a nadie. Siempre sobrarán mujeres y faltará amor. No soy falso. Ni aunque quisiera. Y mi cara dice mucho más que mi boca. Aquí vengo a quitarme la máscara aunque sea a oscuras. Fumo para atontarme, y no me importa reconocerlo. Me sobra arte y me faltan cubatas. Y no soy lo que ves sino lo que escondo. Me pierde la paciencia, o más bien yo la he perdido a ella. Odio las cuerdas y, por último, me encanta que digan que estoy loco.

viernes, 11 de marzo de 2011

A donde tú quieras

Me reafirmo, lo confirmo y digo que eres la más bonita. Y me derrito una y otra vez entre tus dedos. Me hago dueño de tu boca e intento domar tu pelo. Mi morena, mi gata o mi desvelo. Y en un abrazo llego al cielo. Sudo mil mentiras y las piernas más suaves del mundo dicen que se mueren por mi cuello. Vuelves a besarme y creo que vuelo. Aterrizo en tus caderas, nado dentro de tu ombligo y me seco al sol pensando en dar otro paseo. Hasta del agua siento celos si llega a donde no alcanzan mis dedos. A donde yo encontré mis miedos...

martes, 8 de marzo de 2011

De volver

Estoy volviendo a volverme loco. A sonreir por la calle y contar suspiros. Volviendo a tocarme el corazón y bailarle a sus latidos. A olvidar relojes y despertar sentidos. A hilar palabras antes de dormir, partirlas de camino y despertarme parcheándolas para este sino. A embobarme, buscar testigos y temblar con cada beso cerca de mi ombligo. Volviendo a ser lo que olvidaba que había sido. Y lo que yacía dormido despierta y empieza a hablarme de puertas y destinos. Y como siempre me centro y pierdo objetivos. Y me peleo conmigo. Y con el otro yo que había perdido. ¿O se había ido? Lo único que sé es que ahora está conmigo. Y soy feliz cuando lo digo.

viernes, 4 de marzo de 2011

No toques la manzana

El objetivo es enamorarla sin palabras. Al menos no de estas. Y nunca parar de hacerlo. Cada día un poco más. Y así será. Que me recuerde como el mejor que haya conocido. Y que le cueste demasiado olvidarme. Quiero que mis manos enreden sus caderas y su cintura baile a mi ritmo. Que mi boca sea destino y sus dedos tracen el camino. De querer, quiero que su nombre cambie cada Nadie que escribí. Que sólo haya miedo a vivir y lo olvide cada vez que ella pase por aquí. Que sueñe como yo con revolcarnos en una playa marroquí. Y quiero creer que está pasando así.

lunes, 28 de febrero de 2011

Y la factura que la pague el corazón

La tendríais que ver conmigo. Ahí si que está guapa. Es como si toda ella brillase aún más cuando sonreímos al unísono. Y nos ocultamos las locuras que hacemos. Porque siempre hay miedos y nosotros preferimos que esto siga siendo un juego. Nos miramos, y todo da muchas más vueltas. Y me mareo con tanta risa. Con tanto diente tonto y tanta brisa limpia. La busco por instinto y ella lo adormece con su dedo haciendo círculos. Y paro de pensarla más que de no hacerlo. Si me voy recuerdo almas perdidas en cuentos un tanto cortos para contar mentiras. Y si viene trae poesía a cada esquina.

lunes, 21 de febrero de 2011

Los poetas mienten siempre

Y lo peor es que lo hacemos sin querer. Hoy creemos pisar el cielo y mañana estamos en el mismo infierno. Juramos, prometemos y escribimos lo que nadie ajeno puede creer. Ponemos nuestro alma en un escaparate aún sabiendo que no hay nadie que la vea. Inventamos precios sabiendo que vivimos para regalarla. Y cuando olvidamos parece todo nuevo. Sentimos por placer y es dejar de hacerlo lo que duele. Y resucitamos pensando en volver a ser, o volver a creer en que se puede hacer. Que alguien puede enamorarse de tí y lo que es aún mejor, que tú también puedes hacerlo. Y lo ves, ves como sentimientos infinitos se funden con ayer. Y tú irremediablemente sólo piensas en caer.

sábado, 19 de febrero de 2011

Y esa eres tú

Las mejores frases nunca se encargan, espero a que salgan
espero a que suena la alarma del alma
sé que a veces tarda, sé que viene y se larga
y cuando vuelve envuelta en llamas ya no puedo pararla..

martes, 18 de enero de 2011

De cambiar

Si estás leyendo esto es porque no me conoces y eso es suficiente para ayudarme. Necesito que tú me digas quién soy. O como debería ser. Porque hace meses que no lo recuerdo y esto me está matando en vida. Ni siquiera sé quién me ha robado hoy la ilusión. Y encima, no paro de revolcarme en mi propia mierda mientras nado en un vacío lleno de inseguridades que ya ni siquiera yo puedo controlar. Por eso necesito que alguien me recuerde todo eso que se aleja y vuelve en lo que yo tardo en encender un cigarro. Que me diga cómo desterrar a lo que me convierto cuando me bebo tres cubatas. Ya no hablo de amor ni mujeríos. Hablo de ser lo peor que he conocido y no tener fuerzas para cambiarlo. Ese bucle en el que me he metido y sólo sé (que no sé) salir flotando.

sábado, 8 de enero de 2011

Lo que no ves

Acordarme de tí en cada canción que me hable de huidas. Mi lucha contra tus decepciones. Las habitaciones que nunca olvidaré. Los sitios a los que ya no iré contigo. Los que ni siquiera quiero ir ya. La presa fácil en la que me convertí. Mi amor indestructible hacia lo que fuí. Mis equivocaciones de bebida. Los engaños a mi ruta con tu nombre. Los destinos que bauticé así. Los porros que me fumé sin tí, los que no quise fumarme contigo. Las lágrimas que (no) lloré y convertí a poesía por tí. Los cambios que (no) me hice para tí. Las noches que te busco, te encuentro, y me pierdo sin tí. La perdición de mi existir. Las sonrisas que no te doy a tí. Las que no consigo darle a nadie. Las que podrías haberme regalado a mí. Las palabras que llevo tatuadas en el alma. Las que (no) te conseguí tatuar a tí. Pensarte cada noche que sé que no estarás aquí. Y a veces, también pensar que todo esto está escrito para mí, y no para tí.