viernes, 13 de mayo de 2016

Lo que me gustaría decirle

Me gustaría decirle que lo suyo han sido algo más que un puñado de polvos y dos días encerrados con mi cama. Que su olor no trajo solo variedad; también esperanza. Que cuando dije que esa noche la besaría no imaginé que estaría tan rico ni que nuestras soledades se harían amigas, y mucho menos que nuestras pieles hermanas. Que hacía mucho que no estaba así con nadie. Que me encanta saber que no voy a volverme loco y que nos piquemos en ver quién es más golfo. Que crea que voy ganando. Que aún ya conociendo sus demonios no haya tenido pudor en enseñarlos y hacerme reír con ellos. Que adoro que incluso ha intentado disfrazarlos para mí. Confesarle que no voy a poder enamorarme y me siento en paz con ello. Que sé que ella tampoco va a hacerlo. Que me flipa que además esto sea un secreto que sólo nosotros conocemos y seamos más colegas por ello. El morbo de haberle confiado el cuello. La gracia de haberle cambiado los papeles en el ruedo. La afinidad de estar tan rotos que sabemos que lo nuestro es sólo un juego.