martes, 30 de agosto de 2016

No me voy a olvidar de ti

No me voy a olvidar de ti porque pasé toda la vida esperando a vivir algo como lo que he vivido. No, no voy a olvidarme de ti porque contigo he tenido lo que siempre quise tener con alguien, y fue lo más bonito de mi vida. No voy a olvidarte porque durante años has sido la motivación a despertarme y luchar cada minuto. El baúl de mis sueños donde, cuando lo abrías, una payasa saltaba y con sus dientes me volvía loco hasta pensar que podía atrapar la Luna si me empujaba. No me voy a olvidar de ti; porque en los escaparates, nosotros estábamos dentro y ellos fuera. Y desde ahí les haríamos la guerra a todos. No me voy a olvidar de ti no porque dejaste el camino vacío, sino porque aún más mi pecho, y me acostumbré muy rápido a poner en tu boca la palabra "mío".

No, no me quiero olvidar de esa niña a la que emocionaba con cualquier regalo. La que se ponía celosa con solo saludar a otra y me bailaba como si todavía estuviéramos en mi cuarto solos. No me voy a poder olvidar de ti porque cada pliego de mi cama guardará siempre un gemido tuyo. Porque mi almohada ha rozado cada parte de tu cuerpo y las paredes de este cuarto guardan más humo contigo del que mis pulmones pueden soportar. No me olvidaré de ti porque nadie encaja como tú conmigo. En el sentido literal del verbo. Y no me voy a olvidar de ti porque cada hueso se me está deformando sin eso.

No me voy a olvidar de ti; porque por ti salí corriendo mientras nos corríamos con otras caras. No me voy a olvidar de ti porque este nuevo yo es un producto tuyo. Y no, no voy a olvidarme de ti porque contigo cometí el mayor error de mi vida; y fue perderte demasiadas veces.